¿NECESITAMOS UN PACTO DE SOCIOS?
Comparte vía Email Comparte vía Email

¿NECESITAMOS UN PACTO DE SOCIOS?

Cada vez más nuestros clientes se interesan por la conveniencia de firmar un “Pacto de Socios”. Pero, a su vez,  la pregunta suele ser casi siempre la misma: ¿Pero qué es y para qué sirve un Pacto?

¿Qué es? La respuesta es relativamente sencilla, un Pacto o Acuerdo de Socios no es más que un contrato privado que regula la relación entre los socios de la sociedad y que pretende sentar las bases de la relación presente y futura entre los socios y la sociedad.

¿Y para qué sirve? Para ello debemos ponernos en situación respecto al entorno económico y jurídico en el que nos movemos. Es evidente que los modelos de negocio están cambiando, que las empresas se están reinventando, que el perfil de los emprendedores es completamente distinto, y que, sin embargo, nuestra estructura legal se adapta a mucha menor velocidad. Los Pactos de Socios se han ido difundiendo en nuestro país a través de las llamadas startups (concepto básicamente ligado a los negocios relacionados con las nuevas tecnologías), donde este tipo de documentos juegan un papel vital para regular las relaciones entre los socios emprendedores/fundadores y los inversores. Pero, estos contratos, importados del derecho anglosajón, se están extendiendo paulatinamente a todo tipo de negocios.

Hasta ahora el único documento que regulaba estas relaciones eran los Estatutos Sociales, que deben registrarse y cumplir una serie de normas establecidas por ley. Además, cualquier modificación o innovación debe pasar el filtro de ese complejo entramado jurídico, poco flexible, encorsetado, incluso anacrónico, y de muy elevado coste, que integran los Notarios y Registradores. Por esta razón los Estatutos se suelen redactar de manera que tengan que ser modificados lo menos posible. Constituyen, una estructura legal básica, pero a su vez muy rígida, con poca capacidad de adaptación a la evolución del negocio. Eso sí, son vinculantes tanto para la propia sociedad, como para todos los socios.

Por el contrario, el Pacto de Socios es un documento privado (no necesita ser formalizado ante notario), que vincula únicamente a aquellos socios que lo firman. No se tratad de un documento alternativo a los Estatutos sociales, sino complementario. Su objetivo principal debería ser la protección del proyecto de negocio y su viabilidad, a través de regular las relaciones de los socios entre sí, y la relación de éstos con la sociedad o con el proyecto de negocio.

Su contenido suele centrarse en aspectos relativos a la gestión empresarial, tanto a nivel operativo como estratégico. Pero, también sirven para establecer reglas consensuadas que definan la aportación personal de cada uno al proyecto (tareas asignadas, definición de funciones, sistema de remuneración, pactos de no competencia, permanencia, derecho de información, etc.). Otro de los contenidos clave son los procesos a seguir para dar entrada a nuevos socios, o todo lo contrario, para regular la salida de aquellos socios que incumplan los pactos acordados. Y muy importante, nos permiten también acordar soluciones para las situaciones de conflicto o de bloqueo en la toma de decisiones.

Seguramente podemos encontrar modelos que nos puedan servir de plantilla, pero lo cierto es que no hay una forma estándar de realizarlo, y lo recomendable es poder adaptarlo a la naturaleza y estrategia de cada organización. Además, cualquier proyecto de negocio pasa por diferentes etapas y, en función de la etapa en la que nos encontremos, convendrá introducir unas determinadas cláusulas u otras, porque de lo que se trata es de disponer siempre de un documento actualizado.

Aunque la posibilidad de tener un conflicto nos pueda parecer lejana, una forma de eludirlo es disponer de un instrumento que nos ayude a resolver los problemas que pueda surgir. Lo ideal (como ocurre con el Plan de Negocio) sería poder formalizarlo antes de iniciar cualquier proyecto, incluso antes de firmar la escritura de constitución. De esta forma todos los socios conocerían de antemano las reglas del juego, sus compromisos u obligaciones y sus derechos. Ahora bien, nunca es tarde para hacer las cosas bien, y cualquier momento puede ser óptimo para formalizar un buen Pacto de Socios.

Si quieres más información sobre este tema o que te enviamos un guion sobre los puntos a incluir en un pacto de socios, puedes solicitarlo a nuestro departamento jurídico, que te puede ayudar en su preparación.